+7 (383) 328 10 60 llamada internacional

Medicina de adaptación



Sin duda, el ser humano durante su evolución ha encontrado no sólo las reservas interiores para la autoconservación, sino también ha usado distintas sustancias naturales con propiedades adaptogénicas. Se sabe que los adaptógenos se aplicaban ampliamente en la medicina pública de Siberia, China, Altai, Tíbet y otros países del Asia Sudeste. Se pueden encontrar referencias sobre ellos en antiguos tratados médicos de medicina tibetana e india. Las ideas de los sanadores antiguos no han perdido su actualidad en el medio científico contemporáneo. Existe una dirección de la medicina llamada Medicina de adaptación, que se ocupa del estudio de las posibilidades adaptativas de la persona a las condiciones del medio exterior, y que elabora métodos y medios para el incremento de estas posibilidades.

La vida no se estanca. Siempre, todo se encuentra en movimiento: se desarrolla, se perfecciona, cambia, aunque a veces esto no sea visible al ojo humano. Precisamente, el cambio constante ha sido la base de la evolución y ha llevado a que nos hayamos convertido en Homo sapiens (hombre que piensa) a partir de una pequeña célula, a la que una vez la Naturaleza dio vida, y hemos sobrevivido a todos los cataclismos terrestres. ¿Qué ha permitido al ser humano y a todo lo viviente sobrevivir en la Tierra? Probablemente, la adaptación de los organismos vivos a las condiciones de un medio exterior en cambio permanente (llamado de otro modo, la adaptación), el surgimiento de nuevas cualidades y propiedades que permitieron no sólo existir, sino también desarrollarse y perpetuar la especie. Así, la adaptación es una de las propiedades básicas de supervivencia de todos los organismos vivos en la Tierra.

Sin duda, el ser humano durante su evolución ha encontrado no sólo las reservas interiores para la autoconservación, sino también ha usado distintas sustancias naturales con propiedades adaptogénicas. Se sabe que los adaptógenos se aplicaban ampliamente en la medicina pública de Siberia, China, Altai, Tíbet y otros países del Asia Sudeste. Se pueden encontrar referencias sobre ellos en antiguos tratados médicos de medicina tibetana e india. Las ideas de los sanadores antiguos no han perdido su actualidad en el medio científico contemporáneo. Existe una dirección de la medicina llamada Medicina de adaptación, que se ocupa del estudio de las posibilidades adaptativas de la persona a las condiciones del medio exterior, y que elabora métodos y medios para el incremento de estas posibilidades.

No menos actual es la capacidad de adaptación en las condiciones actuales, ya que la velocidad del proceso científico-técnico se incrementa varias veces cada década. Todavía a mediados del siglo pasado era difícil imaginar la posibilidad de volar al Cosmos, sin embargo hoy día se discuten ya cuestiones sobre la vida fuera del espacio Terrestre... Cada persona, en dependencia de factores hereditarios y condiciones de vida particulares posee una «reserva de la solidez». Las posibilidades de adaptación son un cierto cúmulo de reservas, consumidos constantemente para el mantenimiento del equilibrio entre el organismo y el ambiente. Con cada nuevo año, la vida de cada uno de nosotros se hace cada vez más intensa y plena de experiencias, pero, ay, los límites de solidez del organismo, su capacidad de adaptarse a las influencias nocivas del medio ambiente son a menudo superados. Surge una fisura que lleva al descenso de la capacidad de trabajo, a la fatiga, a las enfermedades frecuentes y al envejecimiento prematuro.

La propiedad particular de los adaptógenos, notada ya en siglos antiguos, es que la banda de su influencia en el organismo es extraordinariamente ancha, pero el objetivo final y el resultado de su acción es la formación de un estado de resistencia elevada del organismo, independientemente del factor activo nocivo, ya sea físico, químico, biológico o social

Serguey Nikoláevich Udintsev

El Centro Científico de Innovación de la Corporación «Salud Siberiana», agrupando en su seno a científicos de distintas especialidades, desarrolla activamente y apoya la dirección de la medicina de adaptación, con la que se relacionan no sólo las cuestiones de la existencia cualitativa en las condiciones actuales, sino también las cuestiones de la longevidad. Uno de los principales científicos dedicados durante muchos años al estudio de la influencia de los adaptógenos en la salud de la persona, es el doctor en ciencias médicas Serguey Nikoláevich Udintsev, que mantiene una colaboración fructífera con la Corporación desde su creación. Las aportaciones de este científico son únicas. El recetario y la tecnología de fabricación de productos a base de adaptógenos vegetales son absolutamente originales, están protegidos por la patente de Rusia (№2125815, prioridad del 08.07.97) y son reconocidos por muchos premios a nivel estatal.

Las posibilidades de adaptación del organismo representan una de sus propiedades básicas, sobre las que se sostiene la salud del ser humano. En dependencia del fundamento, así será la solidez y la belleza del edificio construido: nuestra salud. Precisamente por eso en la corporación «Salud Siberiana» se presta una marcada atención a las direcciones básicas de la medicina, entre las que podemos incluir con total seguridad a la medicina de adaptación.